The VICE Channels

      En imágenes: rememoramos el levantamiento del Ejército Zapatista

      En imágenes: rememoramos el levantamiento del Ejército Zapatista En imágenes: rememoramos el levantamiento del Ejército Zapatista En imágenes: rememoramos el levantamiento del Ejército Zapatista
      Imagen por Marco Antonio Cruz

      México

      En imágenes: rememoramos el levantamiento del Ejército Zapatista

      Por Daniel Hernandez

      Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

      Este artículo fue publicado originalmente en VICE.

      Ya han pasado más de 20 años desde que un ejército desconocido hasta ese momento salió de las selvas tropicales mayoritariamente pobladas por indígenas de las tierras de Chiapas, en México, y declaró la guerra al gobierno. 

      Aquel 1 de enero de 1994 fue histórico. Esa misma jornada, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Estados Unidos, Canadá y México entró en vigor. El TLCAN iba a lanzar al hemisferio a la era de la economía globalizada, induciendo a México al club de las naciones desarrolladas. Se lo promocionaba como una infalible camino para México de más, mejores y más baratos productos importados de Estados Unidos. Todos debían emocionarse por ello.

      Sin embargo, el grupo armado que sitió zonas del estado de Chiapas aquel primer día del año, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), tenía un punto muy de vista diferente.

      El grupo insurgente declaró la guerra a un ejército enormemente superior. Los indígenas y una porción de los sectores más vulnerables de México habían dicho 'basta'. Bajo el régimen autocrático del Partido Revolucionario Institucional (PRI), o "dinosaurios" como se les conocía más coloquialmente, la explotación, la desigualdad, y el abandono eran moneda corriente. Las demandas sociales no eran escuchadas, y no se vislumbraba posibilidad alguna de cambio en el horizonte.

      Las protestas pacíficas ya no eran una opción para el grupo — autodenominado zapatista en honor del líder revolucionario mexicano Emiliano Zapata, quien se alzó en armas casi un siglo antes.

      Los nuevos zapatistas sospechaban, con razón, que el TLCAN haría poco para mejorar sus condiciones, e incluso podría empeorarlas. La guerrilla se presentó como un camino para despertar México, así como también al resto de América Latina, o incluso la diáspora latina en Estados Unidos.

      Fue el primer levantamiento armado en México desde la llamada "Guerra Sucia" vivida en el país contra las guerrillas de izquierda durante las décadas del 60 y 70 [un período que se ha borrado de la historia oficial de México, por lo que apenas se menciona en la narrativa nacional]. 

      Se lo considera también el primer levantamiento armado en la historia que contó con tecnología moderna y organizado a través de Internet — aunque las primeras declaraciones del EZLN se distribuyeron mediante fax. La guerrilla se conformó de hombres y mujeres, en su mayoría pertenecientes a la etnia maya y hablaban dialectos mayas. Su portavoz, un carismático mestizo de habla española conocido como Subcomandante Marcos, fue quien difundía su mensaje a todo el mundo. En poco tiempo, la pipa de Marcos, su ametralladora, y su pasamontañas se convirtieron rápidamente en iconos.

      La rebelión armada del EZLN duró 12 días, con un coste aproximado de 100 vidas, aunque esa cifra sigue siendo objeto de controversia. Un alto el fuego fue declarado y tras él comenzaron los acuerdos de paz, aunque básicamente acabaron en la nada. Un estancamiento se perpetuó por parte de ambos lados desde entonces, mientras que la violencia política y las desapariciones en Chiapas continúan hasta hoy.

      El 1 de enero de 1994 nadie sabía cómo acabaría el levantamiento zapatista. Sin embargo la idea de que el incidente transcendería varias generaciones de México y que el asunto marcaría un antes y un después se extendió casi de inmediato.

      Marco Antonio Cruz, uno de los fotoperiodistas más respetados de México, dirigía una agencia de fotografía llamada Imagen Latina en aquel momento crucial. La mañana posterior a que se supiera que la rebelión del EZLN había comenzado en las montañas, Marco Antonio y un pequeño grupo de periodistas de la Ciudad de México se reunieron en el aeropuerto y discutieron con una aerolínea para poder viajar a Tuxtla Gutiérrez, la capital del estado de Chiapas, ya que todas las rutas habían sido cortadas. Con su cámara registró los primeros y más sangrientos días del conflicto zapatista.

      Hoy Marco Antonio es el editor de fotografía del semanario de investigación mexicano, Proceso. La revista ha publicado algunas de las imágenes más memorables del movimiento zapatista. 

      "Para muchos fotógrafos, Chiapas es un estado donde la injusticia y el abandono han sido problemas históricos", comenta Marco Antonio a VICE News. "Gran parte de lo que ocurrió después del triunfo de la Revolución Mexicana [1910-1920] nunca llegó a Chiapas. Han sido siglos y siglos de esclavitud y opresión".

      "El fotógrafo Antonio Turok ya había estado viviendo allí durante 15 o 20 años, y mis primeros viajes fueron en la década del 80, cuando llegaron los refugiados guatemaltecos. Yo también hice un proyecto sobre la ceguera en México, así que me fui a las comunidades en Chiapas donde mucha gente se vio afectada por la ceguera. Yo conocía la situación. Es un lugar donde la gente muere de enfermedades curables. Algo como esto tenía que suceder, y así, cuando ocurrió, no resultó nada sorprendente".

      Desde su tenue oficina, el fotógrafo recuerda el miedo que se apoderó de él la primera vez que vio a las bajas del ejército zapatista, tras combatir con el ejército mexicano. En oposición, luego narra como vivió la emoción, compartida por muchos, al ver llegar, años más tarde, a la caravana zapatista ante las multitudes de civiles que daban su apoyo, en el núcleo simbólico de la nación, la céntrica plaza del Zócalo en la Ciudad de México.

      A continuación, mostramos 20 fotografías que Cruz compartió con VICE News, que, junto con sus comentarios, rememoran la historia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

      Imagen por Antonio Turok.

      "Esto es de Antonio Turok, solía contribuir con Imagen Latina y vivió a San Cristóbal de las Casas. La noche del 1 de enero de 1994 se encontró con la llegada de los zapatistas y la toma de posesión de las dependencias municipales de San Cristóbal de las Casas. Se llevaron a los principales ayuntamientos a la sierra y la selva, y el más importante fue el de San Cristóbal. Esta foto es un icono. Es parte de la historia del país, la entrada de los zapatistas".

      Imagen por Antonio Turok.

      "Esto es el interior del palacio municipal de San Cristóbal, son zapatistas, en este punto no usaban pasamontañas, no cubrían sus rostros. Godínez Bravo fue el general a cargo de la zona militar de Chiapas. Meses antes de la irrupción del zapatismo, encontraron un campo de entrenamiento de guerrillas en la selva, cerca de Ocosingo. Pero encontraron sólo el campamento, ningún guerrillero. Por eso Godínez Bravo dijo lo que figura en el grafiti, y por supuesto, mentía. Esta foto es también de 1 de enero".

      Imagen por Marco Antonio Cruz.

      "Después de tomar San Cristóbal, los zapatistas entraron en combate con la base militar de Rancho Nuevo, la base más cercana a San Cristóbal de las Casas. Yo estaba allí. La imagen muestra un zapatista muerto en combate. Fueron emboscados. Murieron unos 20. Estaban uniformado. El cuerpo había sido asesinado 20 minutos antes de hacer la fotografía. Se escuchaban las balas ... fue horrible".

      Imagen por Marco Antonio Cruz.

      "La misma escena, ampliada. Hice estas fotos mientras temblaba de miedo. Me esforzaba por calmarme para poder hacerlas. La muerte nunca es un tema fácil para nadie, especialmente cuando acababa de ocurrir. Parte de la cabeza de este hombre no está, lo remataron. Los cuerpos fueron dejados allí durante unos 15 días, al descubierto. Era una forma de sembrar el miedo entre la gente. Hacía frío, por lo que los cuerpos no se descomponían tan rápidamente. El frío era intenso".

      Imagen por Marco Antonio Cruz.

      "Esta es la carretera que une San Cristóbal con Ocosingo, bajo poder de los Zapatistas. Ellos nos detuvieron, revisaron nuestras cosas, nos identificamos y nos dejaron continuar. Esto era un puesto de control".

      "Nadie nos protegía [como fotógrafos]. Creo que hoy la situación es aún peor por la guerra contra las drogas. Antes se podía tener cierta seguridad relativa al identificarse como prensa. Hacer eso hoy podría tornarse un sentencia de muerte".

      Imagen por Marco Antonio Cruz.

      "Esta es otra escena de combate en Rancho Nuevo. El helicóptero aterrizó para ayudar a los soldados, y recoger a sus heridos. Los vi disparar, pero no vi zapatistas, estaban bien escondidos. Fueron momentos intensos. Habría sido difícil para los zapatistas el poder ganar, pero en términos militares, su primer ataque fue maestro, un poema. El hecho de que se escondiera un ejército guerrillero durante tanto tiempo, durante años, y el hecho de que se levantaban en armas el día que México entraba en el TLCAN...todo aquello era genial. En los primeros días murieron pocas personas. Pero más tarde las muertes se multiplicaron. Podrían haber sido muchos más los muertos. Su estrategia, como un ejército guerrillero, era muy audaz, muy impresionante".

      Imagen por Benjamín Flores.

      "Esta imagen es de los combates en Ocosingo. Allí, el Ejército rodeó un importante grupo de zapatistas en el mercado, por lo que mataron a mucha gente. Esta foto es especialmente importante porque estos cinco zapatistas fueron ejecutados. Están en una posición que indica que han sido ejecutado. Los detuvieron y los mataron, y eso es una violación de los derechos humanos. Existen convenios que militares de México han suscrito que impiden estas prácticas, y sin embargo sucedió".

      "Una cosa que me sorprendió mucho de los zapatistas fue que desde el primer día aparecieron en uniforme. Eran uniformes caseros, sus camisas pardas, sus botas. Tenía este toque de una presentación formal ante el mundo, vistiendo uniforme".

      Imagen por Benjamín Flores.

      "Esto es el 4 de enero de 1994, en Ocosingo."

      Imagen por Martín Salas.

      "Lo que siguió fue una protesta popular [en México] que reclamaba poner fin a los combates. La guerra duró menos de quince días, debido a la protesta los combates se detuvieron y las dos partes tomaron sus posiciones. Fue entonces cuando comenzaron los acuerdos de paz. Esta foto es en la catedral, durante las conversaciones de paz, y el personaje central es el Subcomandante Marcos. El resto son comandantes indígenas. Ellos eran los verdaderos comandantes, Marcos era un subcomandante. Era 24 de febrero".

      Imagen por Araceli Herrera.

      "El estado se militarizó a un ritmo alarmante. Esta es una escena más de guerra, podría ser de Vietnam, Laos, cualquier lugar del mundo. La hizo Araceli Herrera, de Proceso, el 10 de enero".

      Imagen por Víctor Mendiola.

      "Esta es en un lugar que se llama Guadalupe Tepeyac, en territorio zapatista. Es una de las pocas fotos que existen de Marcos disparando un arma".

      Imagen por Víctor Mendiola.

      "Guadalupe Tepeyac representa mucho para el zapatismo. Esta imagen es de junio, cuando se invitó a las organizaciones de todo el país para una Convención Nacional Democrática. Es el bastión del zapatismo".

      Imagen por Juan Popoca.

      "Esta es la inauguración de la convención en Aguascalientes".

      Imagen por Juan Popoca.

      "Ellos son zapatistas, son un ejército, son militantes, son indígenas, gente de la selva. El acceso siempre fue complicado".

      Imagen por Martín Salas.

      "Esta es una foto muy importante. Es la liberación de Absolón Castellanos. Él era general en Chiapas, y en un momento, el gobernador de Chiapas. Los zapatistas lo secuestraron y lo mantuvieron cautivo durante más de un mes. El obispo Samuel Ruiz y el político Camacho Solís trabajaron mucho para la liberación. Camacho Solís fue el representante del gobierno de las conversaciones, el representante del entonces presidente Carlos Salinas. Una foto histórica, del 16 de febrero de 1994".

      Imagen por Ángeles Torrejón.

      "Estas son imágenes de los campamentos de formación zapatista, hombres y mujeres, realizada por Ángeles Torrejón Ángeles, que es mi esposa. Es una de las pocas mujeres que ha estado en la selva acepta por los zapatistas, documentando su formación, la vida cotidiana, las mujeres, y sobre todo los niños".

      Imagen por Ángeles Torrejón.

      "Ella vivió en la selva durante dos años, y fue capaz de lograr esta intimidad con ellos, que era increíble".

      Imagen por Ángeles Torrejón.

      "Ésta es un clásico. Esto es el 15 de mayo, yo estaba allí. Mira su parafernalia, su radio, su pipa, su R-15, sus balas. Es muy Marcos. Eso es lo que él era. Nunca hablé con él, se mantenía a distancia. Ángeles estaba cerca de él ".

      Imagen por Ángeles Torrejón.

      "Aquí se observa la presencia militar de los zapatistas, los civiles, la gente de la selva. Es impresionante".

      Imagen por Ulises Castellanos.

      "Esta es la última foto, la llegada de la caravana zapatista al Zócalo en Ciudad de México el 11 de marzo de 2001. Asistieron desarmados, rodeados por una cadena de civiles para protegerse desde el día que dejaron Chiapas. Esta foto simboliza mucho. Después del levantamiento armado de 1994, el hecho de que la guerrilla llegó al corazón de México, al Zócalo, tiene un enorme significado. Representa el paso de los grandes líderes, los vencedores, el héroe revolucionario Emiliano Zapata ha estado allí, Francisco Villa... era la segunda vez que los zapatistas estaban allí, porque la primera vez fue con Zapata".

      "El gobierno nunca ha sido capaz de resolver este problema, y permanece allí. Chiapas es una bomba de relojería. Y no sólo Chiapas, hay muchos estados de la república donde permanecen problemas sociales que no han sido resueltos. Podrían explotar en cualquier momento".

      El estado sigue siendo tan pobre, olvidado, y tenso como en aquel entonces. Tras más de 21 años del levantamiento del EZLN, Chiapas sigue siendo el más pobre de los 31 estados de México. Se estima que el 75 por ciento de la población era pobre en 2012. Casi un tercio de la población vive en lo que se denomina pobreza "extrema". El subcomandante Marcos — finalmente identificado como el hermano distanciado de un miembro del Congreso de México, un rebelde de una familia acomodada de Tamaulipas — ha desaparecido de la escena. En algunas de las declaraciones que se le atribuyen en los últimos años, suena cada vez más desquiciado. Algunos incluso dudan de si Marcos está aún vivo.

      Cruz enfatiza que el EZLN definitivamente no comienza ni termina con Marcos. Las nuevas generaciones de líderes, aunque quizás no tan conocedores de los medios como el ex portavoz, están tomando las riendas del zapatismo en el siglo XXI.

      "Tras un par de décadas, ahora tenemos generaciones: niños nacidos en 1994, o niños que nacen con padres zapatistas", señala Cruz. "Estas son las nuevas generaciones de la guerrilla".

      Su rebelión no fue un éxito total, pero dejó un legado evidente en formas muy amplias.

      Sigue a Daniel Hernández en Twitter: @longdrivesouth.

      Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs.

      Temas: méxico, américas, cártel, zapatista, guerras y conflictos, guerra, guerrilla, chiapas, asesinatos, matanza, partido revolucionario institucional, pri, insurgencia, subcomandante marcos

      Comments

      comments powered by Disqus

      Últimas noticias

      Más Noticias

      Destacados