The VICE Channels

      Los Zetas, Cártel de Sinaloa y del Golfo operan en Ecuador y los pescadores son las 'mulas'

      Los Zetas, Cártel de Sinaloa y del Golfo operan en Ecuador y los pescadores son las 'mulas' Los Zetas, Cártel de Sinaloa y del Golfo operan en Ecuador y los pescadores son las 'mulas' Los Zetas, Cártel de Sinaloa y del Golfo operan en Ecuador y los pescadores son las 'mulas'
      Playa del Pacífico ecuatoriano. Imagen por Edu León/VICE News

      Ecuador

      Los Zetas, Cártel de Sinaloa y del Golfo operan en Ecuador y los pescadores son las 'mulas'

      Por Soraya Constante

      Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

      La noticia llegó a la puerta de la casa del pequeño Ismael: "Han detenido a tu papá con droga". Los mensajeros eran sus amigos, quienes habían escuchado la noticia en el cibercafé de El Matal, un pueblo de pescadores del Pacífico ecuatoriano. Ismael no daba crédito a lo que le decían. Lo último que supo de su padre era que había ido a pescar al norte del país. "Allí hay más pescado", recuerda que le dijo. Pero los niños insistían: "Hay un video en Internet y allí sale tu papá".

      El video, que medio Matal vio, había sido colgado en YouTube por el noticiero del canal 6 de El Salvador. En él se cuenta la detención de tres pescadores ecuatorianos, que llevaban en su pequeña embarcación 280 kilos de cocaína. La cámara muestra los rostros aturdidos de los tres hombres que aún llevan su ropa de faenar y sus botas de caucho. El único conocido en El Matal es el padre de Ismael, Pablo Selfin Aguilar. No hay ninguna duda, es el hombre al que le falta una pierna porque de niño cayó al mar y un motor le seccionó la extremidad.

      El pescador de El Matal pide clemencia ante las cámaras y explica que son personas pobres, que a veces no tienen dinero ni para comer:

      — No nos culpen a condena tanto... No tenemos ni para tirar las cosas en la olla.

      Para bien o para mal reconoce su delito y explica los motivos que le llevaron a embarcarse en esta travesía tan peligrosa:

      — Tenía como seis meses que no cogía ni un sucre [antigua moneda de Ecuador, que todavía se emplea para hablar del dinero], no tenía nada para darles a mis hijos.

      'Ellos no son traficantes, son usados por el narcotráfico'.

      La voz en off de la noticia dice que el destino de la droga era Guatemala y que su valor en el mercado es de siete millones de dólares. A cada uno de ellos les iban a pagar 20.000 dólares si lograban 'coronar', de momento sólo llevaban encima 120 dólares, sus celulares y un GPS. Una fiscal entrevistada en el noticiero adelanta que la sentencia para los pescadores puede ser de 20 años.

      La captura de los tres pescadores ecuatorianos ocurrió hace casi un año, el 16 de marzo del 2016, y motivó incluso que la Fuerza Naval de El Salvador lanzara un video de corte hollywoodense en el que se muestra cómo los heroicos oficiales atendieron una alerta internacional y dieron un duro golpe al narcotráfico. Con música de fondo, e imágenes de diversos operativos y entrenamientos, se cuenta cómo se detuvo a la pequeña lancha de no más de 5 metros de largo y se capturó a los desarmados hombres de mar. Nada se dice, sin embargo, de quienes hicieron el encargo; es decir, las mafias que reclutan a estos pescadores artesanales.

      Ismael cada vez que cuenta la historia de su padre lo defiende; asegura que fue engañado y que si decidió adentrarse en el mar es porque buscaba pescado. A sus nueve años se ha convertido en el hombre de la casa y se monta en las embarcaciones de otros pescadores para pellizcar algo de dinero. Su madre, mientras tanto, cuida de sus hermanos pequeños y cada vez que puede, toma un autobús y recorre las cinco horas que separan El Matal de Manta, la ciudad más cercana al poblado. Allí busca ayuda en las entidades estatales, pero hasta ahora nadie le ha escuchado. Y ese tiempo sin respuestas ya va para diez meses. Pablo de vez en cuando llama desde la cárcel salvadoreña donde está recluido, y cuenta que está bien, que no se preocupen por él, que espera el juicio, que quizás le dejen libre...

      Las 11 hijas que lloran a su padre en Ecuador: murió en su sillón favorito durante el sismo. Leer más aquí

      La familia de Pablo Selfin Aguilar nos muestra la fotografía que tienen en el celular familiar. (Imagen por Soraya Constante/VICE News).

      Los pescadores del Pacífico ecuatoriano se han convertido en las 'mulas' del narcotráfico en el mar. Su misión es llevar la droga desde los puertos de Esmeraldas —provincia ecuatoriana limítrofe con Colombia— hasta una zona conocida como "Triángulo del Norte", un punto donde convergen las aguas de Honduras, Guatemala y El Salvador. La travesía toma de tres a cuatro días y el pago al cumplir la misión varía entre los 20.000 a 30.000 dólares. Este dinero es una fortuna para los pescadores que con mucho esfuerzo logran reunir un promedio de 15 dólares diarios.

      Después del terremoto del 16 de abril de 2016, que afectó al litoral ecuatoriano, la cartera de Interior alertó del mayor grado de vulnerabilidad que tenían los pescadores artesanales, sobre todo, de Manabí y Esmeraldas, las provincias más afectadas. El extitular de Interior, José Serrano, los mencionó cuando recibió un reconocimiento de la Administración para el Control de Drogas de EE.UU. [DEA, por sus siglas en inglés] por haber incautado casi 80 toneladas de droga [mayormente cocaína] en 2015. "La única manera de prevenir el narcotráfico es protegiendo las fuentes de empleo de los ciudadanos que son vulnerables a este ilícito como por ejemplo nuestros pescadores artesanales". Pero poco o nada se ha hecho por este sector que agrupa a unas 50.000 personas: existen 18.000 embarcaciones artesanales y un promedio de tres hombres por cada una, según la Federación Nacional de Cooperativas de Pesca del Ecuador (Fenacopec).

      'No nos culpen a condena tanto... No tenemos ni para tirar las cosas en la olla'.

      Los pescadores ecuatorianos empezaron a ser útiles cuando las mafias identificaron una nueva ruta para llevar la droga producida en Colombia hasta México y posteriormente a Estados Unidos. La nueva vía incluía navegar por aguas ecuatorianas, bordear Galápagos y subir casi en línea recta hasta El Salvador o Guatemala.

      La Policía de Ecuador apunta a cárteles mexicanos detrás de la operación, aunque se niega a dar nombres. Estos han desplazado completamente a los colombianos en el tráfico de drogas hacia Estados Unidos, pero en Colombia todavía se produce buena parte de la cocaína que va para el norte. El informe anual 2016 [P.155] sobre la estrategia del control internacional de narcóticos, que el Departamento de Estado envió al Congreso de EE.UU., sin embargo, sí dice claramente que el Cártel de Los Zetas, Sinaloa y El Golfo operan en Ecuador. Parte de la huella mexicana está en la gran cantidad de avionetas con matrícula mexicana que han sido aprehendidas en Ecuador y los ciudadanos mexicanos detenidos.

      El informe del Departamento de Estado de EE. UU. señala que "Ecuador sigue siendo el mayor país de tránsito para los envíos de cocaína a través de rutas aéreas, terrestres y marítimas, y envíos de heroína por vía aérea y correo. Los narcotraficantes utilizan varios métodos para mover los envíos, incluyendo contenedores en embarcaciones de carga, pequeños botes pesqueros, buques semisumergibles, submarinos, barcos rápidos, correos humanos y correo".

      ¿Cómo afecta la crisis del precio del petróleo a Ecuador? Leer más aquí.

      Playas del Pacífico ecuatoriano. (Imagen por Edu León/VICE News).

      La alerta para el ministerio de Interior ecuatoriano saltó en 2013 cuando se duplicó el número de salvoconductos o documentos provisionales de viaje que reemplazan a los pasaportes que los ecuatorianos estaban pidiendo en los países de Centroamérica. "Los consulados ecuatorianos nos dieron la alerta de muchos ciudadanos estaban requiriendo salvoconductos para regresar a Ecuador", explica el extitular de la Cartera de Interior, José Serrano, en una entrevista para VICE News. "Decían que eran náufragos o que los habían abandonado las organizaciones dedicadas al tráfico de migrantes y buscaban retornar al país en rutas áreas".

      Interior dice que entre 2013 y 2016 se solicitaron un total de 806 salvoconductos, 751 lo hicieron en Guatemala, lo que indica que la mayoría alcanzó su objetivo. Llama la atención también que haya un centenar de personas que lo hicieron en más de dos ocasiones.

      Pero si los salvoconductos dan una idea de cuántos pescadores 'coronan' el viaje, ¿cuántos son los que se quedan en el camino? Interior tiene una lista de 27 pescadores con nombre y apellido que están detenidos en Centroamérica y Estados Unidos. Pero la cifra seguramente sea mayor porque en toda la costa ecuatoriana, sobre todo, en las provincias de Manabí y Esmeraldas, se escuchan las quejas de los familiares de pescadores que no han retornado.

      'La ilusión de una vida, de construir una casita a lo mejor los empuja'.

      Solo en Jaramijo, una pequeña caleta de pescadores en Manabí, se creó hace tres meses una asociación de esposas y madres de pescadores involucrados en el narcotráfico y ya reporta la falta de 70 de ellos. La madre de un pescador de 26 años, sentenciado a 11 años en Estados Unidos, coordina el grupo. Atiende la entrevista de VICE News, pero se niega a dar su nombre por temor a las represalias, no le interesa señalar a nadie, sólo quiere que su hijo y los otros pescadores vuelvan. Y los defiende:

      — Ellos no son traficantes, son usados por el narcotráfico, no deberían pagar una condena de tantos años. La ilusión de una vida, de construir una casita a lo mejor los empuja. Es una injusticia de la vida.

      En El Matal, la playa del pescador detenido en El Salvador, también faltan otros hombres del mar. Jesús Arguello, presidente del Centro Pesquero Artesanal, cuenta a este medio que no saben nada de al menos cinco. Este veterano del mar trata de explicar las razones por las que las mafias usan a los pescadores ecuatorianos:

      — Son pescadores oceánicos, los narcotraficantes usan la inteligencia de ellos.

      Interior tiene otra explicación. El exministro Serrano explica que los narcotraficantes necesitan embarcaciones con bandera ecuatoriana, que tienen unos 5 metros de largo y una capacidad para media tonelada cuando mucho, a fin de sacar la droga desde Colombia, pues resulta complicado avanzar hacia el norte por las corrientes de mar insalvables que existen.

      —Nuestros pescadores pueden transitar con bandera ecuatoriana y bajar por el perfil costanero de nuestro país y luego subir por una ruta que va hacia Galápagos. Esa ruta no ocasiona ningún problema en cuanto al tema de mareas y corrientes.

      Desde Galápagos ya suben directamente hacia Centroamérica y México. A veces el viaje se alarga porque bordean el archipiélago ecuatoriano, esa también es la ruta que usan las embarcaciones sumergibles y semisumergibles, según Interior, que muchas veces llevan todo el contrabando sin levantar sospechas.

      — Obviamente no podemos hacer un control de todos los pescadores, pero sí hacemos trabajo de inteligencia antidelincuencial.

      Playas del Pacífico ecuatoriano. (Imagen por Edu León/VICE News).

      José Serrano asegura que los cárteles mexicanos no están asentados en el país, pero reconoce que hay visitas esporádicas de mexicanos que controlan la logística. Según él hay unas 400 avionetas con matrícula y tripulación mexicana que transitan por la región andina que abarca desde Colombia hasta Bolivia.

      El coronel Freddy Ramos, exsubdirector nacional de antinarcóticos, señala que desde los años 90 ha habido al menos 14 avionetas mexicanas irregulares detectadas en Ecuador. Además, entre 2014 y 2015 hubo más de 40 mexicanos detenidos. Una de las operaciones con más mexicanos detenidos ocurrió a inicios de 2015: la operación Jaguar en Quininde (Esmeraldas), en la que se lograron incautar 450 kilos de cocaína, más de 100.000 dólares y se detuvo a 7 mexicanos y 2 ecuatorianos. Se habló de presuntos miembros del Cártel de Sinaloa.

      Uno de los casos más reseñados por la prensa local fue el accidente de una avioneta en Coaque (Manabí), que tenía en su interior varios millones de dólares. El accidente ocurrió el 13 de mayo de 2012 y los dos pilotos de origen mexicano murieron en el impacto. Unos meses más tarde se aprendió otra avioneta con matrícula mexicana en otro punto de la costa ecuatoriana, en la que se halló casi media tonelada de coca y unas cruces mortuorias con los nombres de los mexicanos que habían muerto antes. El exfuncionario de antinarcóticos no abunda en detalles sobre este caso, pero asegura que esto demuestra que hay cierta conexión en los hallazgos y que esas cruces seguramente eran para las tumbas de los pilotos mexicanos que jamás fueron reclamados.

      Sigue a Soraya Constante en Twitter: @Sory_Constante

      Sigue a Edu León en Twitter: @EduLeonphoto

      Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsEs


      Temas: ecuador, narcotráfico, zetas, cártel de los zetas, cártel del golfo, cártel de sinaloa, crimen y drogas, el matal, dea, departamento de estado de eeuu, manabí, freddy ramos, colombia, bolivia, triangulo del norte, honduras, guatemala, el salvador, josé serrano, américas

      Comments

      comments powered by Disqus

      Últimas noticias

      Más Noticias

      Destacados